Brisa

La imaginación puede ser tan infinita como el universo aparenta ser, con ella es posible tangililizar casi todo aquello que se nos ocurra mentalizar. La composición es producto de este ejercicio cerebral. También es posible que exista en un lugar distante en el tiempo, o en el espacio. Está acariciada por una brisa suave que peina sus extensiones florales, así como una bolsa flotante semejante a una red dispuesta a recoger lo que le venga encima.

La satisfacción particular en este asunto, es que somos capaces de recrear elementos biológicos y darles un contexto realista. Esta es una herencia de aquellos de quienes procedemos.